Audi Q7

Lo extraordinario no conoce límites. Audi Q7

Justo como debe ser un Audi Q7: atlético, atemporal, único. Con un aspecto deportivo realzado. Con más anchura y altura, y una presencia aún más impactante. Potente e impactante, pero aun así, ligero. Un diseño que habla un nuevo lenguaje, como la parrilla singleframe en diseño tridimensional o la tecnología Audi Matrix LED que consigue aportar un brillo cristalino y proporcionan una tecnología de iluminación de las más avanzadas del sector de la automoción. El Audi Q7 es el resultado de una idea ambiciosa: no dejar de mejorar nunca.

Preparado para enfrentarse a cualquier situación. Realzado por superficies claramente definidas y líneas firmes. Atlético, atemporal, único. Los genes de quattro se hacen claramente visibles en los pasos de rueda y en el embellecedor lateral con el logotipo de quattro grabado.

Siéntese, tome aire y disfrute. La atmósfera interior completa la elegancia exterior y la realza gracias a las inserciones exclusivas. En madera de alta calidad, si así lo solicita. No se trata solo de un habitáculo para los pasajeros, sino de un concepto de interior inteligente. Acoge tanto al conductor como al copiloto y les ofrece una sensación de seguridad.

Dinámica que deja huella. Generada por motores TFSI y TDI potentes y eficientes que ofrecen hasta 333CV (245 kW) y 600 Nm de par, cuidadosamente diseñados para proporcionar una gran potencia al mismo tiempo que mantienen a raya el consumo y las emisiones. Un sinfín de prestaciones adaptables a su estilo de conducción.

Uno de los principales objetivos del Audi Q7 era convertir lo complejo en sencillo, y lo hemos conseguido gracias al Audi virtual cockpit opcional, un cuadro de mandos intuitivo que incluye una magnífica pantalla de 12,3 pulgadas. Está enfocado al conductor y agrupa gran cantidad de información dentro de su campo de visión. Esta característica se complementa con un moderno sistema de audio en 3D, el sistema BOSE Sound System, que ofrece una excelente calidad de sonido que le hará sentir como si llevara a bordo una verdadera orquesta sinfónica.